11 atractivos imperdibles en Sudáfrica

Sudáfrica, el país más meridional del continente africano, tiene 11 atractivos imperdibles para el turista

Su territorio está organizado en 9 provincias y su capitalidad está formada por tres ciudades: Pretoria, sede del poder ejecutivo; Bloemfontein, sede del poder judicial; y, Ciudad del Cabo, sede del poder legislativo.

Es un país diverso y hermoso, casi del tamaño de Francia y España juntas. La rica herencia histórica y cultural que han convertido el país en la “Nación del Arcoíris”,  la fauna intrigante, la flora que conserva paisajes de ensueño en reservas naturales y montañas, la amplia oferta gastronómica y enológica que aseguran al visitante la posibilidad de disfrutar de merecidos descansos tras actividades de aventura y las notables playas de arena que se mezclan en las aguas de los dos océanos, el Índico y Atlántico, convierten a Sudáfrica en un paraíso para los viajeros de todo el mundo. Los visitantes descubren rápidamente que la rica historia y coloridos habitantes son el complemento ideal para las principales atracciones turísticas, lo que crea una experiencia inolvidable.

  1. CIUDAD DEL CABO Y PENÍNSULA DEL CABO: su ícono es la “Table Mountain”, una montaña a la que se puede subir en cablecarril para disfrutar de las vistas más espectaculares de la ciudad. Son famosas por la belleza de sus paisajes, sus playas, el avistamiento de ballenas, las compras, la vida nocturna y la gastronomía. La Reserva Natural del Cabo de Buena Esperanza también ofrece vistas al mar; de hecho, se puede ver el punto exacto en el que se unen los océanos Atlántico e Índico.
  1. RUTA DE LOS VIÑEDOS – CIUDAD DEL CABO: al este de Ciudad del Cabo, durante 160 kilómetros, puedes conectarte con superficies de tierra en medio de valles amplios y fértiles. Son los viñedos y las bodegas más cotizadas de África, conocidos en todo el mundo por la calidad de sus productos. Los destinos más importantes son: Constantania, el centro más antiguo dedicado a la producción del vino; Stellenbosch, fundado en 1679 el cual conserva los diferentes estilos edilicios que se fueron agregando desde entonces; Franschoek y Paarl, ambas del siglo XVII.
  1. JOHANNESBURGO: el latido del corazón de Sudáfrica se siente más fuerte en la ‘Ciudad del Oro’, con su amplia oferta de compras, ocio, excursiones y gastronomía. Si bien Johannesburgo llama la atención por sus modernos edificios y grandes centros comerciales (Sandton City, ubicado al lado de la plaza Nelson Mandela y el Rosebank Mall) también cuenta con espacios en donde la protagonista es la naturaleza, por ejemplo, la reserva Lion Park es uno de esos lugares donde podrás disfrutar de un espectacular safari. Asimismo podrás visitar Gold Reef City, una ciudad miniatura que se reconstruyó sobre una famosa mina de oro y en donde se puede aprender sobre su proceso de extracción, apreciar rituales indígenas y danzas tribales.
  1. PARQUE NACIONAL KRUGER: este mundialmente famoso parque, de casi 2 millones de hectáreas, es el parque más grande e importante de Sudáfrica. Tiene casi un siglo de antigüedad y es conocido por la cantidad de especies animales que aloja: más de 140 mamíferos, más de 500 especies de aves, alrededor de 110 de reptiles y 30 de anfibios. Los recorridos se realizan en vehículos 4×4 que manejan los locales que son capaces de informar a los turistas todos los detalles de la vida salvaje. Si tienes suerte, podrás ver a los “cinco grandes”: el elefante, el rinoceronte, el búfalo, el león y el leopardo. Los safaris brindan la posibilidad de hospedarte en cabañas dentro del mismo parque, extendiendo la estadía.
  1. BUNGEE JUMPING Y BUCEO CON TIBURONES: si lo que se buscas es adrenalina, estas dos actividades cubrirán las expectativas de cualquier alma osada. El buceo con tiburones se puede hacer en Ibiza: varios puntos del país, pero el más conocido es Gansbaai, “la capital mundial del tiburón blanco”, en Western Cape. Generalmente se baja al mar en una jaula desde la que se observa muy de cerca a estos gigantes marinos que son atraídos a pocos metros de los ojos de los buceadores con pedazos de carne cruda. En cuanto al bungee jumping, Sudáfrica cuenta con el salto desde el puente más alto del mundo: 216 metros separan la base del río Bloukrans. La música a todo volumen y la energía de los que trabajan allí, te animarán a lanzarte a una caída libre que literalmente te dejará sin aliento.
  1. RUTA JARDÍN: conocida como el “Edén de Sudáfrica”, la famosa ruta Jardín atraviesa una región repleta de bellezas y encantos naturales, destino favorito de quienes buscan la aventura y la naturaleza. Lagos, bosques, ríos, lagunas y playas de agua cristalina se observan en una travesía única, llena de paradas interesantes. Algunas de ellas son Oudtshoorn, famosa por las granjas de avestruces en las que se puede aprender sobre la cría de este animal; el Parque Nacional Wilderness, zona de lagos, de desembocadura de varios ríos, lagunas y pantanos, conocida por la variedad de aves y flores silvestres; Knysna y Plettenberg Bay, dos pequeñas ciudades situadas en el corazón de la ruta del Jardín, donde en la primera podrás disfrutar de las ostras consideradas las mejores del mundo además de la posibilidad de hacer actividades como paseos por el bosque, canoa y buceo; y en la segunda podrás disfrutar de un paisaje en el que ballenas y delfines son los anfitriones; el Parque Nacional costero Tsitsikamma y experiencias para los más arriesgados, como visitar las Cuevas Cango y hacer bungee jumping.
  1. RESERVA NATURAL CAÑÓN BLYDE RIVER: más conocida como la “Ventana de Dios”, es el segundo cañón más grande de África, después del Cañón Fish River. El esplendor panorámico del cañón del río Blyde lo convierte en el espacio natural apto para realizar caminatas a través de la rica diversidad de flora y fauna del cañón. Aquí podrás encontrarte con los cinco primates de Sudáfrica, así como los hipopótamos y los cocodrilos cerca de las zonas húmedas de la presa Swadini.
  1. ISLA ROBBEN: el prisionero más famoso de esta isla, Nelson Mandela, convirtió esta institución de brutalidad en un símbolo del triunfo del espíritu humano sobre tremendas dificultades.
  1. COSTA SALVAJE: recia e indomable, la Costa Salvaje ofrece playas desiertas, delfines, excursiones a caballo y senderismo, así como acogedores hoteles, golf, juego, historia mística, tradición Xhosa y la famosa formación rocosa Agujero en la pared.
  1. ANFITEATRO EN DRAKENSBERG: es la cordillera más alta de África del Sur, llegando a los 3.482 metros de altura. El nombre se deriva del holandés y significa “dragones de montaña”. El anfiteatro es una de las características geográficas de la Drakensberg del Norte y es ampliamente considerado como uno de los más impresionantes acantilados de la Tierra.
  1. CUEVAS CANGO: esta aventura es un clásico en la visita a Sudáfrica. Se trata de un recorrido por cuevas de piedra subterráneas. Durante 90 minutos, un guía especializado camina y dirige a los turistas por túneles, entre los que se encuentra el más angosto, de 45 centímetros de ancho y más de 3 metros de largo, conocido como “la chimenea del diablo”. Una aventura complemente diferente y divertida.

Deja un comentario