Área protegida de la Amazonía Andina cumple 43 años

En la Amazonía andina el área protegida más pequeña de todo el país, cumple 43 años de haber sido declarada

El Santuario de Flora Isla de la Corota fue declarado como área protegida mediante la Resolución Ejecutiva No. 171 de 06 de junio de 1977 y desde esa fecha hace parte del Sistema de Parques Nacionales Naturales de Colombia.

Se conmemoran 43 años de declaratoria del área protegida Santuario de Flora Isla de la Corota, el área protegida más pequeña en todo el territorio nacional, que posee una gran diversidad propia de la Amazonía andina, zona donde se encuentra ubicado éste mágico lugar.

Colibri Abejorro (Chaetocercus mulsant) - Foto: Diego Delgado

Colibri Abejorro (Chaetocercus mulsant) – Foto: Diego Delgado

Entre dicha diversidad se encuentran especies de aves nativas y migratorias, terrestres y acuáticas las cuales adornan este paisaje especial en medio de la bruma de la zona. En esta área protegida se concentra una muestra importante de regeneración natural de un ecosistema único a nivel nacional como es el Bosque andino Insular Lacustre, lo que lo convierte en un atractivo turístico y en una de las áreas protegidas con mayor afluencia de visitantes, porque además es reconocido como un ícono de biodiversidad y cultura en el departamento de Nariño.

El Santuario alberga una exuberante biodiversidad comprendida en 341 especies de flora pertenecientes a 87 familias entre las que se encuentran árboles nativos de gran envergadura, bromelias, anturios, helechos, musgos, líquenes y orquídeas; ésta última familia es las más representativa y vistosa del área protegida con 36 especies reportadas. Entre la fauna que se conserva en este importante lugar se encuentran 60 especies de aves terrestres y acuáticas, 3 especies de murciélagos que cumplen el papel fundamental como controladores biológicos, polinizadores y dispersores de semillas, además de un sinnúmero de insectos que complementan el sonido melodioso del bosque.

Pato Piquiamarillo (Anas Georgica) - Foto: Diego Delgado

Pato Piquiamarillo (Anas Georgica) – Foto: Diego Delgado

Durante estos 43 años se han realizado diversas investigaciones y procesos de monitoreo, para caracterizar la base natural del Santuario, generando información fundamental para la toma de decisiones para su conservación. En el año 2018, junto con la Universidad de Nariño, se encontraron 21 nuevos registros de hongos liquenizados para el territorio colombiano y 66 nuevos registros para el departamento de Nariño, aumentando en un 19% las especies reportadas para esta región.

Por otra parte, los guardaparques del Santuario se han esmerado en fortalecer el trabajo conjunto con las comunidades presentes en la zona circundante al Humedal Ramsar Laguna de la Cocha, lugar en el que se encuentra ubicada la Isla de la Corota. Estas comunidades se han convertido en aliadas fundamentales para la conservación del territorio, entre las que se destacan las comunidades campesinas con sus Reservas Naturales de la Sociedad Civil y la comunidad indígena Quillasinga del Resguardo Refugio del Sol; con esta última se ha fortalecido el relacionamiento a través del proceso de Consulta Previa del Plan de Manejo del área protegida, ya que en su cosmovisión la Isla de la Corota es un territorio ancestral de gran importancia para su pueblo.

Lo anterior, es muestra de que durante todos estos años la labor con esmero, el amor por el territorio y el trabajo dedicado de las personas que han hecho y hacen parte del equipo de guardaparques del Santuario de Flora Isla de la Corota, ha valido la pena y ha sido de vital importancia para la conservación de la diversidad biológica y cultural que allí se concentra y que enamora y cautiva a todo el que llega a conocerlo.

Polillas - Foto: Diego Delgado

Polillas – Foto: Diego Delgado

Foto home principal: Cristian Byfield

Deja un comentario