RedAcción de Paz tuvo lugar en Medellín

Un campamento joven para potenciar la voz, aprender y conectar esfuerzos.

Líderes con voces, acentos, historias y contextos de 19 municipios de Colombia, se encontraron en Medellín para vivir un campamento de tres días.

26 jóvenes que hacen parte de una red de líderes de Colombia, se encontraron para conocerse, tejer alianzas, fortalecer su comunidad y, juntos, crear estrategias y caminos para construir paz en Colombia.

Un evento anual que convoca Mi Sangre, organización que por más de 10 años ha sido testigo del poder que tienen los jóvenes en sus territorios, de su capacidad inventiva, de su gestión y entusiasmo.

Se trata entonces de la RedAcción de Paz, un circuito colaborativo de jóvenes líderes que, desde cada municipio, crean estrategias a soluciones locales y nacionales, que promueven escenarios de participación, cultura y arte, convocando al cambio, y estando siempre en movimiento.

“El mundo necesita menos protagonismo y más acciones”, decía Jessica Naspirán, una joven de Boyacá al compartir su experiencia en la protección de los páramos de su localidad y su participación activa como miembro de la Red Ambiental.

Causas que motivan, preocupan a los jóvenes, y que ellos deciden asumir como suyas. Seguros de que las soluciones sólo son posibles en el trabajo con el otro y cuando los tomadores de decisiones las llevan a su agenda y plan de acción.

Conocer para incidir

En este evento, los jóvenes líderes pudieron compartir sus experiencias de incidencia, esas cuando los sueños que nacen en el papel se materializan en la voluntad política. Así mismo, en este espacio tuvieron la oportunidad de conocer otras iniciativas, incluso de carácter internacional, con las que los líderes planearon acciones de movilización e incidencia que buscan la transformación de sus entornos sociales y medioambientales inspirados en lo que otros han logrado en otras latitudes.

La jornada contó con una serie de actividades que pretendían mejorar las prácticas de convivencia y paz interior de los asistentes, así como el asesoramiento permanente sobre retos de liderazgo y planeación de su accionar, a la luz de los diversos círculos creados al interior de la red para garantizar los objetivos trazados y los modos de acción que habrán de emplearse.

Igualmente, los participantes al evento expusieron sus experiencias y proyectos en sus localidades a través del método Pecha Kucha. Un momento para reconocer una Colombia plural, diversa, con problemas y situaciones particulares contadas desde Turbo, Copacabana, Rionegro, San Carlos, El Bagre, Yarumal, la Ceja, Yumbo, Cali, Ipiales, Pasto, Cartagena, Turbaco, Calamar, Santa Marta, Sogamoso, Florencia, Aguazul, Tunja, entre otros. Pero, ante todo, una Colombia con un futuro tejido y soñado por una generación que quiere, busca y construye el cambio.

Voces que inspiran

“Estamos tejiendo un lazo con el fin de contribuir a esta paz que es un sueño, un sueño que queremos hacer realidad”, expresaba Leyda Colmenares, una joven emprendedora y participativa de Aguazul, Casanare, perteneciente a la Red Nacional de Jóvenes Rurales de Colombia.

Así como ella, muchos otros jóvenes sumaron sus experiencias y su voz ante el reto que nos impone la creación y consolidación de espacios de participación democrática juvenil en un momento coyuntural como el que atraviesa el país.

Para ello, los jóvenes establecieron acuerdos de cooperación en red que permitan el intercambio constante de información y experiencias significativas, y que sirvan de respaldo, tanto a la construcción de campañas cívicas como a sus iniciativas de participar abierta y directamente en política. Un ejemplo de ello Yeison Pacheco, habitante y líder social del barrio El Pozón de Cartagena, quien aspira convertirse en concejal de su ciudad mediante la campaña “Venda su voto a conciencia”

El encuentro participó además Yelitza Castellar Ruiz, la concejal más joven de Colombia, quien a sus 18 años alcanzó un puesto en el concejo de Calamar, Bolívar, y que desde allí, con 21 años cumplidos, continúa desarrollando los proyectos “Corazones unidos por los niños de calamar” y “Amigos del río”, que apuntan a la superación de la desnutrición infantil y la recuperación medioambiental de su territorio.

Es por ello que la RedAcción de paz ha decidido realizar anualmente esta asamblea, para que el accionar de los líderes del país no se convierta en casos aislados, sino que las  mismas permitan la inspiración y el apoyo metodológico para articular las fuerzas necesarias que empoderen a la juventud y la conviertan en actor constante de transformación social.

Deja un comentario